monográficos

« Atrás

RUIZ-FRUTOS, Carlos (2021); GÓMEZ-SALGADO, Juan. Efectos de la pandemia por COVID-19 en la salud mental de la población trabajadora

RUIZ-FRUTOS, Carlos (2021); GÓMEZ-SALGADO, Juan. Efectos de la pandemia por COVID-19 en la salud mental de la población trabajadora

RUIZ-FRUTOS, Carlos; GÓMEZ-SALGADO, Juan. Efectos de la pandemia por COVID-19 en la salud mental de la población trabajadora. Archivos de Prevención de Riesgos Laborales [en línea]. 2021, 24, 1. 6 p. [Consulta: 23.03.2021]. DOI:10.12961/aprl.2021.24.01.01.
 
El impacto de la COVID-19 en la sociedad no es un tema baladí. Desde el inicio de la pandemia, el Johns Hopkins Coronavirus Resource Center había reportado hasta el 23 de noviembre de 2020 un total de 58.696.029 personas contagiadas y 1.556.730 muertes de personas diagnosticadas con el SARS-CoV-2 (en inglés, severe acute respiratory syndrome coronavirus; en español, coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave). Siendo España el sexto país en número de contagios (1.556.730) y el noveno en muertes (42.619). Pese a que se trata de una crisis sanitaria, el resto de ámbitos subyacentes (social, económico, cultural, político, laboral, entre otros) están sintiendo el embate y la magnitud de una enfermedad desconocida hasta la fecha, en mayor o en menor medida, en todos los países del mundo. Como manifiesta la Organización Internacional del Trabajo (OIT) "además de ser una amenaza para la salud pública, las perturbaciones a nivel económico y social ponen en peligro los medios de vida a largo plazo y el bienestar de millones de personas". Esta problemática se puede ver exacerbada por el impacto que causa la pandemia a nivel laboral, en la que muchas empresas han tenido que echar el cierre, muchos trabajadores se han visto inmersos en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y gran número de trabajadores han perdido su puesto de trabajo o tienen unas perspectivas de empleo no muy halagüeñas en un futuro próximo. Como sabemos, tanto la inseguridad laboral, la pérdida económica y el desempleo pueden tener graves consecuencias en la salud mental.
 
L'impacte de la COVID-19 en la societat no és un tema fútil. Des de l'inici de la pandèmia, el Johns Hopkins Coronavirus Resource Center havia reportat fins al 23 de novembre de 2020 un total de 58.696.029 persones contagiades i 1.556.730 morts de persones diagnosticades amb el SARS-CoV-2 (en anglés, severe acute respiratory syndrome coronavirus; en espanyol, coronavirus tipus 2 de la síndrome respiratòria aguda greu). Sent Espanya el sisé país en nombre de contagis (1.556.730) i el nové en morts (42.619). Malgrat que es tracta d'una crisi sanitària, la resta d'àmbits subjacents (social, econòmic, cultural, polític, laboral, entre altres) estan sentint l'embat i la magnitud d'una malaltia desconeguda fins hui, en major o en menor mesura, en tots els països del món. Com a manifesta l'Organització Internacional del Treball (OIT) "a més de ser una amenaça per a la salut pública, les pertorbacions a nivell econòmic i social posen en perill els mitjans de vida a llarg termini i el benestar de milions de persones". Aquesta problemàtica es pot veure exacerbada per l'impacte que causa la pandèmia a nivell laboral, en la qual moltes empreses han hagut de tirar el tancament, molts treballadors s'han vist immersos en Expedients de Regulació Temporal d'Ocupació (ERTO), i gran nombre de treballadors han perdut el seu lloc de treball o tenen unes perspectives d'ocupació no gaire falagueres en un futur pròxim. Com sabem, tant la inseguretat laboral, la pèrdua econòmica i la desocupació poden tindre greus conseqüències en la salut mental.