Resultats - Biblioteca Digital de PRL

« Back

MARTIN PENELLA, Miguel Angel (2014). Riesgos especificos y su prevencion en el sector quimico

MARTIN PENELLA, Miguel Angel (2014). Riesgos especificos y su prevencion en el sector quimico

manual_bsico_de_sst_3-6
MARTÍN PENELLA, Miguel Ángel. Riesgos específicos y su prevención en el sector químico. [online]. Burjassot: Institut Valencià de Seguretat i Salut en el Treball, 2014. 58 p. (Manual básico de Seguridad y Salud en el Trabajo; 3-6).

"La industria química se ocupa de cambiar la estructura química de los materiales naturales con el fin de obtener productos útiles para otras industrias o para la vida cotidiana. Los productos químicos se obtienen a partir del procesamiento, en una serie de etapas, de esas materias primas (minerales, metales e hidrocarburos, sobre todo), que suelen requerir tratamientos ulteriores, como el mezclado, para conseguir el producto final (p. ej., pinturas, adhesivos, medicamentos y cosméticos). Así pues, la industria química no se limita exclusivamente a los denominados "productos químicos", sino que abarca otros productos, como las fibras artificiales, las resinas, los jabones, las pinturas, las películas fotográficas y otros. Hay dos tipos principales de productos químicos: orgánicos e inorgánicos. Los primeros tienen una estructura básica de átomos de carbono, a la que se añaden hidrógeno y otros elementos. Actualmente, las fuentes del 90 % de la producción mundial de productos químicos orgánicos son el petróleo y el gas, que han sustituido, con diferencia, al carbón y las sustancias vegetales y animales, anteriores materias primas. Los productos químicos inorgánicos proceden principalmente de fuentes minerales. Algunos ejemplos son el azufre, que se extrae como tal o  de otros minerales, y el cloro, que se obtiene de la sal común. Los productos de la industria química se clasifican, a grandes rasgos, en tres grupos, que corresponden a las principales etapas de fabricación: productos químicos básicos (orgánicos e inorgánicos), producidos normalmente a gran escala y convertidos en otros productos químicos; productos intermedios, obtenidos a partir de los productos químicos básicos, en su mayoría requieren un tratamiento posterior en la industria química, aunque algunos, como los disolventes, se utilizan sin procesar; y productos químicos terminados, que requieren tratamientos químicos ulteriores. Algunos de ellos (fármacos, cosméticos, jabones) se consumen tal cual; otros, como las fibras, los plásticos, los colorantes y los pigmentos deben someterse aún a otros tratamientos. Los principales sectores de la industria química son los siguientes: 1. productos inorgánicos básicos: ácidos, álcalis y sales, utilizados sobre todo en otros sectores industriales, y gases industriales, como el oxígeno, el nitrógeno y el acetileno; 2. productos orgánicos básicos: materias primas para plásticos, resinas, cauchos sintéticos y fibras sintéticas; disolventes y materias primas de detergentes; colorantes y pigmentos; 3. fertilizantes y plaguicidas (incluidos herbicidas, fungicidas e insecticidas); 4. plásticos, resinas, cauchos sintéticos, fibras sintéticas y celulósicas; 5. productos farmacéuticos (fármacos y medicamentos); 6. pinturas, barnices y lacas; 7. jabones, detergentes, productos limpiadores, perfumes, cosméticos y otros productos de perfumería; 8. productos químicos diversos, como líquidos para abrillantar, explosivos, adhesivos, tintas, películas fotográficas y productos para revelado. En el sector de la industria química nos vamos a encontrar con los mismos riesgos que encontramos en la mayoría de los demás sectores de actividad industrial, no obstante los que consideramos como específicos del sector son los debidos a factores intrínsecos de los propios productos en sus condiciones de empleo, por tener determinadas propiedades físico-químicas o reactividad química determinantes de su peligrosidad, o bien a factores externos a los mismos por la manera con que éstos se utilizan, ya sea en su almacenamiento, transporte, manipulación o procesado. Los fallos pueden ser debidos a las instalaciones o equipos, a la organización, o también al comportamiento humano inadecuado, debido este ultimo básicamente al desconocimiento de la peligrosidad del producto o proceso químico en cuestión y a una falta de formación para seguir procedimientos de trabajo seguros. En este capítulo se trataran los diferentes tipos y grados de peligrosidad de las sustancias químicas y los parámetros fundamentales de las mismas que nos permitan identificarlas, así como aquellas medidas preventivas básicas a tener en cuenta en la utilización de sustancias químicas y cuya omisión es causa frecuente de accidentes, especialmente en las operaciones manuales de trasvase y transporte. Se trataran también las intervenciones en instalaciones peligrosas para realizar trabajos de mantenimiento y limpieza, así como unas nociones básicas sobre sistemas de medición ambiental para evaluar los riesgos de las atmósferas inflamables y tóxicas y sobre planes de emergencia." p. [3-5].
Biblioteca digital de PRL